Chaqueño Palavecino

Oscar Esperanza Palavecino, nació un 18 de Diciembre de 1959,en el paraje salteño “Rancho El Ñato” cerca de las márgenes del Rio Pilcomayo, Departamento de Rivadavia, en el Chaco-Salteño, por ello le dicen “Chaqueño”.

Cuando tenía 9 años enfrentó la enfermedad de su querida madre Estela Palavecino, quien, a causa de su salud, 3 años después, tuvo que vender sus pocas pertenencias para instalarse junto a sus hijos, en la ciudad de Tartagal, en las casas de unos tíos. El Chaqueño por la mañana asistía a la escuela y por la tarde trabajaba. Fue lustra botas, vendió agua potable a los aborígenes de las misiones en un carro tirado por una mula blanca, cavó pozos en un camino al chaco, vendió empanadas, empanadillas, fue ayudante de cargador de leña para hacer carbón, trabajó en un supermercado, en una mueblería, fue lava tuercas, trabajó en un circo como vendedor y domando un petiso, junto a su hermano, ató fardos de trabillas hasta las dos de la mañana.
Sus juegos fueron la “bolilla”, la loba (juego de cartas) y el fútbol. A los 16 años, cuando falleció su madre se mudó a Salta Capital, a la casa de una tía, allí se dedicó a vender gas en garrafas, fue ayudante de albañil y de camionero. En el año 1979 hizo el servicio militar en Córdoba y a su regreso a Salta pasó a ser camionero. A los 24 años volvió a vivir a Tartagal y empezó a trabajar como chofer de micros de corta y larga distancia en la empresa Atahualpa.
Continuar leyendo «Chaqueño Palavecino»